CENTROS PARA EL CONTROL Y LA PREVENCIÓN DE ENFERMEDADES. El panel recomienda la vacuna Pfizer para pacientes de hasta 16 años


Un comité independiente de expertos que asesora a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades el sábado por la tarde votó para recomendar la vacuna Pfizer contra el coronavirus para personas mayores de 16 años. Ese respaldo, que ahora solo espera la aprobación final del Dr. Robert Redfield, director del C.D.C., es una señal clave para los hospitales y médicos de que deben proceder a inocular a los pacientes.

La aprobación sigue a la autorización de uso de emergencia de la vacuna el viernes por la noche por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos, que supervisa la concesión de licencias de productos médicos.

El comité asesor, que normalmente se reúne tres veces al año para revisar las enmiendas a los programas de rutina de las vacunas para niños, adolescentes y adultos, ha participado en numerosas sesiones de duración maratónica este otoño para discutir una plétora de cuestiones delicadas que rodean la introducción de la nueva vacuna. , que está en oferta limitada, durante una pandemia.

En las reuniones del viernes y sábado, las acaloradas discusiones del panel se centraron principalmente en tres áreas: si recomendar la vacuna para pacientes de 16 y 17 años, para mujeres embarazadas y lactantes y para pacientes que han tenido una reacción anafiláctica a otras vacunas.

CENTROS PARA EL CONTROL Y LA PREVENCIÓN DE ENFERMEDADES. los funcionarios y científicos revisarán el debate y publicarán una guía más precisa sobre esos grupos específicos y otros el domingo y en las próximas semanas, a medida que se conozca más información sobre la vacuna.

Los envíos de casi tres millones de dosis de la vacuna comenzarán a enviarse a los estados este fin de semana. Se espera que la mayoría de los estados sigan el C.D.C. pautas para reservar esas dosis para los trabajadores de la salud y los residentes de hogares de ancianos e instalaciones de atención a largo plazo.

Las mujeres embarazadas no se incluyeron en los ensayos clínicos de la vacuna. La discusión del panel de expertos sobre el embarazo se centró en el hecho de que se espera que al menos 330.000 trabajadores de la salud en la primera cohorte de vacunados estén embarazadas o en período de lactancia. Si bien el comité instó a que la decisión sobre si recibir la vacuna se dejara en manos de las mujeres embarazadas en consulta con sus médicos, también sugirió que sopesen su riesgo personal de exposición al virus con la eficacia de la vacuna y la escasez de datos sobre con respecto al embarazo.

El comité señaló que debido a que no es una vacuna de virus vivo, no se considera un riesgo para el lactante.

Los representantes de Pfizer dijeron el viernes que no habían visto evidencia de que la vacuna afecte la gestación o la fertilidad. Aproximadamente dos docenas de mujeres quedaron embarazadas durante los ensayos clínicos después de ser vacunadas, y la compañía las está monitoreando.

Los miembros del comité profundizaron en las etiquetas de advertencia e instrucciones que abordarían anafilaxia, después de que dos trabajadores de la salud británicos tuvieran reacciones alérgicas graves inmediatamente después de sus inoculaciones. Los miembros estaban tratando de lograr un equilibrio: proporcionar precauciones razonables sin alarmar a un público que ya puede estar asustado por la vacuna. El sábado, se inclinaban por advertir que los pacientes con “reacciones alérgicas graves”, como anafilaxia, a cualquier ingrediente de la vacuna no se inyectaran. Además, recomendaban que, en general, los pacientes fueran controlados durante 15 minutos inmediatamente después de ser vacunados y, para aquellos con antecedentes de anafilaxia, 30 minutos.

Sobre la cuestión de si permitir la vacuna para los jóvenes de 16 y 17 años, varios pediatras del comité expresaron su preocupación de que los datos de Pfizer hasta el momento con respecto a los participantes más jóvenes eran “escasos”.

Pero otros miembros del comité rechazaron, diciendo que la diferencia fisiológica entre un joven de 16 años y uno de 18 era mínima. Las personas menores de 18 años que trabajan en centros de atención a largo plazo y trabajos “esenciales”, como dependientes de la tienda de comestibles, tienen un alto riesgo de contraer el virus y probablemente se las recomendaría para las primeras vacunas, dijeron.

Los médicos notaron que estos adolescentes podrían ser desproporcionadamente personas de color. Al descartarlos, argumentaron los médicos, el comité los discriminaría inadvertidamente debido a su edad.

Y, como agregaron, debido a que los datos sobre los efectos secundarios y la efectividad son tan positivos, el riesgo de que los adolescentes contraigan el virus, así como de propagarlo y de que se interrumpa su escolarización, superaba los riesgos conocidos de la vacuna en sí.

El comité también expresó su apoyo para ofrecer la vacuna incluso a personas que previamente dieron positivo al virus. Pero dados los suministros limitados ahora, instaron a aquellos que habían sido infectados dentro de los 90 días a esperar hasta que expire ese período.

El C.D.C. se espera que publique consejos clínicos más precisos el domingo. Además, ha publicado un extenso “juego de herramientas” para proveedores y pacientes, destinado a brindar amplia información para abordar posibles inquietudes.



Fuente