Comer afuera durante la pandemia


Levitt, que vive en Manhattan, ha aprendido por las malas que sus pies se convierten en bloques de hielo cuando se sienta al aire libre durante una hora o más. Le ha gustado usar zapatos abrigados con algunas capas de calcetines, y él, su esposa e hijos también se aseguran de traer mantas.

Con sus gorros, chaquetas de invierno y guantes, los comensales al aire libre tienen el aspecto de los atletas de invierno. Erika Chou, una restauradora de Manhattan que opera los lugares de Kimika y Wayla, ha visto a la gente entrar “con un traje completo de snowboard, como Burton de pies a cabeza”, dijo.

Li jura por los pantalones Heattech con forro polar de Uniqlo y los gruesos calcetines de lana de L.L. Bean. La Sra. Siskin tiene “un par de trucos que aprendí”, dijo, incluyendo capas de ropa interior larga debajo de sus jeans y un delgado forro Patagonia debajo de su abrigo.

En una noche reciente, “Salí a cenar y me puse esos calentadores de pies activados por aire que compras para esquiar”, dijo. “También conseguí este calentador de manos que ha cambiado las reglas del juego”, un modelo recargable de Ocoopa.

Los dueños de restaurantes también ayudan a sus clientes a mantenerse calientes. En el Odeon en el vecindario TriBeCa de Nueva York, están las omnipresentes lámparas de calor infrarrojas, junto con mantas de microfibra para alquilar por $ 7 o comprar por $ 20. El restaurante también tiene mantas de mylar como las que se dan a los corredores de maratón para que los clientes las usen gratis. Muchos otros restaurantes también están proporcionando mantas, que lavan o limpian en seco después de cada uso.

Incluso los mejores platos no saben tan bien fríos, por lo que vale la pena considerar cómo se ha adaptado un restaurante.

En el otoño, Cédric Vongerichten, el chef y propietario de Wayan, que sirve comida indonesia con un toque francés, descubrió que platos como los fideos de langosta se enfriaban en minutos. Inspirado por su infancia en Francia, Vongerichten introdujo un dispositivo de quemador como los de la fondue de queso, que se conecta a un tomacorriente en mesas selectas, un concepto que él llama Indo-Chalet.



Fuente