Cómo (literalmente) alejar el coronavirus


Debido a que no siempre es práctico tener todas las ventanas abiertas de par en par, especialmente en las profundidades del invierno, el Dr. Mathai y sus colegas también modelaron varias otras opciones. Descubrieron que, si bien la solución aparentemente más intuitiva, hacer que el conductor y el pasajero bajaran sus propias ventanas, era mejor que mantener todas las ventanas cerradas, una estrategia aún mejor era abrir las ventanas que están frente a cada ocupante. Esa configuración permite que el aire fresco entre por la ventana trasera izquierda y salga por la ventana delantera derecha y ayuda a crear una barrera entre el conductor y el pasajero.

“Es como una cortina de aire”, dijo el Dr. Mathai. “Elimina todo el aire que libera el pasajero y también crea una región de viento fuerte entre el conductor y el pasajero”.

Richard Corsi, experto en calidad del aire de la Universidad Estatal de Portland, alabó el nuevo estudio. “Es bastante sofisticado lo que hicieron”, dijo, aunque advirtió que cambiar la cantidad de pasajeros en el automóvil o la velocidad de conducción podría afectar los resultados.

El Dr. Corsi, coautor del artículo de opinión con el Dr. Allen el año pasado, ha desarrollado desde entonces su propio modelo de inhalación de aerosoles de coronavirus en diversas situaciones. Sus resultados, que aún no se han publicado, sugieren que un viaje en automóvil de 20 minutos con alguien que emite partículas infecciosas de coronavirus puede ser mucho más riesgoso que compartir un aula o un restaurante con esa persona durante más de una hora.

“La atención se ha centrado en los eventos de super difusores” porque involucran a mucha gente, dijo. “Pero creo que lo que a veces la gente pasa por alto es que los eventos de superpropagadores son iniciados por alguien que está infectado y asiste a ese evento, y no hablamos con suficiente frecuencia sobre dónde se infectó esa persona”.

En un estudio de seguimiento, que aún no se ha publicado, el Dr. Mathai descubrió que abrir las ventanas hasta la mitad parecía proporcionar aproximadamente el mismo beneficio que abrirlas por completo, mientras que abrirlas solo una cuarta parte del camino era menos efectivo.

El Dr. Mathai dijo que los hallazgos generales probablemente serían válidos para muchos autos de cuatro puertas y cinco asientos, no solo para el Prius. “Para minivans y camionetas, todavía diría que abrir todas las ventanas o abrir al menos dos ventanas puede ser beneficioso”, dijo. “Más allá de eso, estaría extrapolando demasiado”.



Fuente