Cómo los adolescentes usan el tiempo libre afecta el estado de ánimo


Dicho esto, es posible tener demasiado de algo bueno. Si bien las distracciones agradables brindan valiosos descansos mentales y fisiológicos de condiciones estresantes, “mi vacilación en recomendar la distracción”, dijo el Dr. Zoccola, “es que, si bien puede sacar a la gente del momento, si se prolonga demasiado, puede evitar que la gente de abordar un problema, o podría crear uno nuevo “. Los adolescentes pueden realizar una verificación sencilla por sí mismos preguntando: “¿Mis distracciones se interponen en lo que tengo que hacer?”

Como tercera opción, los jóvenes a veces usan las vacantes en su horario para actividades que les atraen, pero solo hasta cierto punto. Los investigadores usan el término “fascinación suave” en relación con actividades que requieren atención pero que no ocupan la mente por completo, como pasar tiempo en la naturaleza o tomar una ducha prolongada. Esfuerzos más absorbentes, como jugar un videojuego o resolver un rompecabezas, reclutan lo que se conoce como “fascinación dura”.

En comparación con la fascinación dura, la fascinación suave utiliza menos ancho de banda mental y deja más espacio para que la mente divague y reflexione. Avik Basu, un psicólogo ambiental de la Universidad de Michigan que investiga la fascinación suave, explica que las actividades que “no invaden la mente” tienen más probabilidades de ser reconstituyentes porque “un entorno suavemente fascinante permite la reflexión, y ahí es cuando el problema” resolver parte de nuestro cerebro realmente puede funcionar “.

En otras palabras, la fascinación suave alivia el estrés ayudándonos a cerrar esas pestañas del navegador mental; la reflexión pausada nos permite examinar el desorden mental, el ruido interno silencioso y encontrar soluciones nuevas y útiles. Según el Dr. Basu, “los momentos‘ ajá “que tienes en la ducha, ese es el mecanismo de la mente para resolver problemas. ¡La respuesta simplemente surge! “

Desafortunadamente, para muchos jóvenes, la pandemia ha barrido ocasiones previamente rutinarias de fascinación suave. De hecho, muchos de nosotros hemos llegado a apreciar la cantidad de limpieza mental que solíamos hacer cuando hacíamos nuestro viaje diario al trabajo o caminábamos por una ruta familiar al trabajo o la escuela. Los adolescentes ahora pueden tener que hacer todo lo posible para buscar actividades discretas cuando sus mentes se sienten abarrotadas. Y es posible que necesiten el estímulo de los adultos para hacerlo, porque simplemente dar un paseo o mirar por la ventana puede parecer aburrido en comparación con el atractivo de ponerse al día en línea o consumir distracciones.

Cuando se trata de la autorrecuperación, todos tenemos opciones, entre las que destacan la conexión, la distracción y la reflexión. Cuidar nuestra salud mental y emocional es ahora más importante de lo habitual, por lo que es fundamental que las personas de todas las edades tomen los descansos que mejor se adapten a las necesidades del momento.



Fuente