¿Deberíamos estar bebiendo menos?


Pero los estudios observacionales solo pueden mostrar correlaciones, no causalidad. Y tienen otras limitaciones. Un factor de confusión importante es que el estado socioeconómico es un fuerte predictor de la salud y la esperanza de vida, y sigue de cerca los niveles de consumo. Los estudios muestran que, en comparación con los grandes bebedores y abstemios, las personas que beben moderadamente tienden a ser más ricas y tienen niveles más altos de educación. Tienden a tener una mejor atención médica, hacer más ejercicio, comer dietas más saludables y tener menos obesidad.

Un estudio que comparó a los no bebedores con los bebedores moderados, definidos como tomar dos bebidas al día para hombres y uno para mujeres, descubrió que 27 de los 30 factores de riesgo bien establecidos de enfermedad cardíaca eran “significativamente más prevalentes” entre los no bebedores. En lugar de causar una mejor salud, en otras palabras, el consumo moderado puede ser un marcador de un nivel socioeconómico más alto y otros factores de estilo de vida que promueven una vida más larga.

Otro problema con los estudios observacionales es el sesgo de selección. En algunos grandes estudios, las personas clasificadas como “no bebedores” en realidad pueden ser ex bebedores de alcohol o pueden tener problemas de salud que les impiden beber. Los estudios han encontrado que los no bebedores tienen mayores tasas de discapacidad física, problemas psiquiátricos y enfermedades preexistentes. Cuando los estudios rigurosos toman en cuenta estos factores, encuentran que el efecto protector del consumo moderado desaparece.

“La apariencia de protección se desvanece como la niebla en un día de otoño cuando sale el sol”, dijo Timothy Stockwell, investigador de alcohol y director del Instituto Canadiense para la Investigación del Uso de Sustancias en la Universidad de Victoria. “Todos estos miles de estudios, cuando haces un examen forense de ellos, la mayoría de ellos tienen estos defectos horrendos y están abiertos a estos sesgos sistemáticos”.

Una forma de sortear estas limitaciones es a través de estudios genéticos. Algunas personas portan una variante genética que interrumpe su capacidad de metabolizar el alcohol, lo que les provoca enrojecimiento de la piel, irritación y otros síntomas desagradables cuando beben alcohol. Como resultado, tienden a abstenerse o beber muy poco. Si el alcohol es bueno para la salud del corazón, estas personas deberían, en teoría, tener más enfermedades del corazón en comparación con otras. En cambio, como descubrió un gran análisis publicado en BMJ en 2014, tienen “un perfil cardiovascular más favorable y un riesgo reducido de enfermedad coronaria que aquellos sin la variante genética”.

El estudio concluyó: “Esto sugiere que la reducción del consumo de alcohol, incluso para los bebedores ligeros a moderados, es beneficioso para la salud cardiovascular”.

No todos están de acuerdo en que los beneficios para la salud del consumo moderado de alcohol son ilusorios. El alcohol tiene propiedades anticoagulantes, y el vino tinto en particular contiene polifenoles que tienen efectos beneficiosos sobre el microbioma, dijo el Dr. Erik Skovenborg, médico de familia y miembro del International Alcohol Forum, un grupo internacional de científicos que estudian el alcohol y la salud. El alcohol también eleva el colesterol HDL, a menudo denominado “bueno”, aunque estudios recientes han puesto en duda que sea cardioprotector.



Fuente