E.P.A. Rechaza sus propios hallazgos de que un pesticida daña el cerebro de los niños


WASHINGTON – La administración Trump ha rechazado la evidencia científica que vincula al pesticida clorpirifos con problemas de salud graves, lo que contradice directamente las conclusiones de los científicos federales hace cinco años de que puede obstaculizar el desarrollo del cerebro en los niños.

La evaluación de la Agencia de Protección Ambiental del pesticida, que se usa ampliamente en la soja, almendras, uvas y otros cultivos, es una nueva victoria para los fabricantes de productos químicos y la industria agrícola, así como la última de una larga lista de retrocesos regulatorios de la administración Trump.

Al anunciar su decisión, la E.P.A. dijo el martes que “a pesar de varios años de estudio, la ciencia que aborda los efectos del neurodesarrollo sigue sin resolverse”. Sin embargo, al realizar su hallazgo, la agencia excluyó varios estudios epidemiológicos, el más destacado uno realizado en la Universidad de Columbia, que encontró una correlación entre la exposición prenatal al clorpirifos y los trastornos del desarrollo en los niños pequeños.

Como resultado, la evaluación puede ser la primera prueba importante de la intención de la administración Trump, a menudo conocida como su propuesta de “ciencia secreta”, de prohibir o dar menos peso a los estudios científicos que no pueden o no divulgan públicamente sus datos. Esta polémica política eliminaría muchos estudios que rastrean los efectos de la exposición a sustancias en la salud de las personas durante largos períodos de tiempo, porque los datos a menudo incluyen registros médicos confidenciales de los sujetos, han dicho los científicos.

El E.P.A. En repetidas ocasiones citó la falta de acceso a datos brutos en los estudios que rechazó, y llegó a la conclusión de que los hallazgos, aunque han sido respaldados por otros estudios revisados ​​por pares, no eran concluyentes.

El E.P.A. no ha finalizado la regulación que restringiría oficialmente el uso de tales estudios en la toma de decisiones, pero la evaluación del clorpirifos sugiere que ha avanzado en su aplicación.

“Esto muestra que E.P.A. ha abandonado por completo cualquier compromiso de proteger a los niños de este químico extremadamente tóxico cuando sus propios científicos recomendaron dos veces su prohibición. La ciencia está siendo anulada por la política ”, dijo Erik D. Olson, director senior de salud del Natural Resources Defense Council. El grupo ecologista Earthjustice acusó a la administración Trump de “manipular los datos”Para llegar a su conclusión.

James Hewitt, portavoz de la E.P.A., dijo en un comunicado que la agencia “sigue sin poder verificar los hallazgos informados” del estudio de Columbia. Hewitt dijo que la agencia planea emitir una decisión interina el mes próximo sobre cómo regular el clorpirifos o si debe hacerlo, que incluirá cambios adicionales “que pueden ser necesarios para abordar los riesgos ecológicos y de salud humana”.

Los activistas ambientales dijeron que la conclusión anunciada el martes indica que no es probable que la administración Trump imponga regulaciones estrictas sobre el pesticida en la resolución provisional del próximo mes sobre el tema.

La evaluación del clorpirifos viene inmediatamente después de otras investigaciones de E.P.A. se mueve para debilitar las restricciones sobre los productos químicos tóxicos. La agencia recientemente retiró la regulación del perclorato, un contaminante del agua relacionado con el daño cerebral fetal, y el año pasado optó por no prohibir el asbesto a pesar de las objeciones de los científicos de la agencia.

El debate sobre la prohibición del clorpirifos se remonta a más de 13 años. En 2015, la administración Obama dijo que prohibiría el pesticida después de estudios científicos producidos por la E.P.A. demostró que tenía el potencial de enfermar a los trabajadores agrícolas y dañar el desarrollo cerebral de los niños. Esa prohibición aún no había entrado en vigor cuando, en 2017, Scott Pruitt, entonces administrador de la E.P.A., revocó esa decisión, desencadenando una ola de impugnaciones legales.

Finalmente, un tribunal federal de apelaciones ordenó a la E.P.A. para emitir una decisión final sobre la prohibición del clorpirifos para julio de 2019. Ese mes, la E.P.A. bajo el Sr. Wheeler rechazó una petición de grupos ambientales y de salud pública para prohibir el pesticida, y escribió que “quedaban preguntas críticas con respecto a la importancia de los datos” en torno al daño neurológico en los niños pequeños.

La agencia criticó la decisión de la administración Obama de prohibir el producto por basarse en estudios epidemiológicos en lugar de pruebas directas en animales.

Una docena de grupos ambientales y laborales están demandando a la E.P.A. para intentar forzar una prohibición inmediata.

En una audiencia en julio ante un panel de tres jueces del Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito de los Estados Unidos, la E.P.A. argumentó que la agencia no discute que el clorpirifos puede causar efectos en el desarrollo neurológico. Pero, argumentó un abogado de la agencia, existe una disputa sobre qué nivel de exposición es peligroso.





Fuente