El dolor particular del duelo pandémico



Nunca le había dicho a mi padre que lo amaba hasta que yacía muriendo a medio mundo de distancia, con el cuerpo destrozado por el coronavirus.



Fuente