Estar sentado todo el día puede aumentar su riesgo de morir de cáncer


Finalmente, examinaron si, estadísticamente, sentarse más aumentaba la probabilidad de morir de cáncer. Y lo hizo, sustancialmente. Los hombres y mujeres del grupo que habían pasado la mayor cantidad de horas sentados tenían un 82 por ciento más de probabilidades de morir de cáncer durante el período de seguimiento del estudio que los del grupo que menos se había sentado. Esta asociación se mantuvo cuando los investigadores controlaron las edades, el peso, el género, la salud, el estado de fumar, la educación, la ubicación geográfica y otros factores de las personas.

En otras palabras, permanecer sentado durante horas aumentó la probabilidad de que alguien eventualmente muriera de cáncer, incluso si de lo contrario se encontraba bien.

Pero los científicos descubrieron un hallazgo más alentador cuando modelaron estadísticamente cómo podrían cambiar esos riesgos si alguien, en teoría, comenzara a moverse más. En esos modelos, por cada 30 minutos que alguien hacía ejercicio en lugar de continuar sentado, el riesgo de morir más tarde por cáncer disminuyó en un 31 por ciento. Incluso si alguien no hizo ejercicio formalmente, sino que sustituyó al menos 10 minutos de su tiempo de sesión habitual con paseos suaves, tareas domésticas, jardinería u otras actividades de intensidad ligera, el riesgo de morir de cáncer se redujo en aproximadamente un 8 por ciento.

Tomados en conjunto, estos datos sugieren que “incluso una pequeña cantidad de actividad física adicional, sin importar cuán ligera sea, puede tener beneficios para la supervivencia al cáncer”, dice la Dra. Susan Gilchrist, cardióloga del MD Anderson Cancer Center quien trabaja con pacientes con cáncer y dirigió el nuevo estudio.

Sin embargo, el estudio tiene muchas limitaciones. En primer lugar, analizó la mortalidad por cáncer, no el riesgo de desarrollar la enfermedad, y agrupó todos los tipos de cáncer. Quizás lo más importante, este tipo de estudio prospectivo no es un experimento aleatorio y no puede decirnos que sentarse más provoca una mayor mortalidad por cáncer, solo que los dos están vinculados. Tampoco ofrece pistas sobre cómo el estar sentado aumenta los riesgos, y si la inactividad cambia directamente nuestros cuerpos o si otros factores, incluido lo que comemos o bebemos mientras estamos sentados, influyen en cómo el estar sentado aumenta nuestro riesgo de morir de cáncer.

El Dr. Gilchrist dice que ella y sus colegas esperan examinar algunos de esos problemas en futuros estudios. Pero incluso con las advertencias, ella piensa que los datos de este estudio deberían ser estimulantes.

“La conclusión tangible es que podemos decirle a las personas que no tienen que salir a correr un maratón” para reducir potencialmente el riesgo de morir de cáncer, dice. “Parece que levantarse y caminar por la sala de estar durante unos minutos cada hora o más podría marcar una diferencia significativa”.



Fuente