Perder a un ser querido dos veces: primero a la cárcel, luego a Covid


Las llamadas solían llegar los domingos.

Hank Warner de Huntington Beach, California, veía aparecer un código de área familiar en su teléfono, indicándole que su hermano menor estaba al otro lado de la línea.

Contestaba para escuchar la voz de una mujer, preguntando si el Sr. Warner aceptaría una llamada por cobrar desde la prisión estatal de San Quentin, en California. Luego, los hermanos tendrían 15 minutos para hablar sobre sus vidas y, si era temporada de fútbol, ​​los 49ers de San Francisco.

Cuando dejaron de llegar las llamadas en junio, Warner, de 59 años, se preguntó qué había sucedido. Pero sus llamadas a la prisión seguían siendo enviadas al mismo correo de voz sin salida.

“Sabía, al no escuchar nada, que algo no estaba bien”, dijo.

En julio, alguien en la prisión lo llamó para decirle que su hermano, Eric Warner, había sido hospitalizado. Más tarde ese mes, otra llamada de San Quintín trajo la noticia de que Eric, de 57 años, había muerto el 25 de julio, luego de contraer el coronavirus durante la oleada de infecciones que arrasaron la prisión el año pasado.

Elisabeth Joyner, de 37 años, que está encarcelada en la prisión estatal de Arrendale en Georgia, crea retratos a lápiz de personas que murieron para que no tengan que ser recordados por fotos policiales.

“Una foto policial es uno de los aspectos más deshumanizantes del encarcelamiento”, dijo. “Es una documentación fotográfica del error que verá por el resto de su vida. ¿No es suficiente que estas personas hayan sido deshumanizadas en vida? ¿Debo también deshumanizarlos en la muerte? “

Estados Unidos encarcela a más personas per cápita Que cualquier otro país. Un número desproporcionado de ellos son negros e hispanos, dos grupos que también se han visto muy afectados por la pandemia.

Las familias que se encuentran en esta encrucijada de pérdidas personales y desigualdad estructural conocen el dolor de perder a alguien dos veces: una vez por el encarcelamiento y luego otra vez, para siempre, por el virus.

Inez Blue, de 65 años, de Baltimore, perdió a su hermano Anthony Blue, de 63 años, en mayo. Había sido encarcelado en la Institución Correccional Roxbury en Hagerstown, Maryland, por un crimen que dijo no haber cometido.

“Es difícil para mí porque era la más cercana a él”, dijo la Sra. Blue. “Hablamos sobre todo de las cosas por las que pasamos cuando éramos niños. Parece que tenemos el extremo crudo del palo “.

Tiffani Fortney, de 46 años, de Prescott, Arizona, dejó de tener noticias de su padre, Scott Cutting, en abril.

Sus repetidas llamadas a la prisión federal de Terminal Island en San Pedro, California, donde estuvo encarcelado, arrojaron muy poca información. Así que abrió una cuenta de Twitter y escribió su primer tuit el 4 de mayo.

“Está en el hospital agonizando y nadie quiere ayudarnos dándonos información sobre su estado”, dijo. escribió, a nadie en particular. “Entró por un corto tiempo por un pequeño crimen y ahora está pagando con su vida”.

Cinco días después, el Sr. Cutting, de 70 años, el hombre que parecía capaz de hacerse amigo de cualquiera, a menudo se burlaba de su hija en las llamadas telefónicas diarias y tenía la misión de asistir a la mayor cantidad posible de actuaciones de canto de ella, murió de Covid-19. .

El dolor de perderlo así fue terrible, dijo Fortney. El dolor se extendió por toda la familia y, unos meses después de la muerte de su padre, Fortney perdió a su hermano, Scott Cutting Jr., de 50 años, por suicidio.

“La gente menosprecia a las familias como si hubiéramos hecho algo mal”, dijo. “No dejamos de amar a los miembros de nuestra familia solo porque hicieron algo que no deberían haber hecho. Ojalá más gente pudiera ver eso “.

Puede ser difícil hacer un seguimiento de las muertes por Covid-19 en las instalaciones correccionales. Las cárceles no documentan las muertes de manera uniforme, y los obituarios a menudo pasan de puntillas ante cualquier mención al encarcelamiento.





Fuente