Shere Hite, quien desafió los mitos de la sexualidad femenina, muere a los 77 años


Ambos libros posteriores fueron ampliamente criticados por basarse en muestras no representativas de encuestados. Después de la publicación de “Mujeres y amor”, que según la revista Time era simplemente una excusa para su “ataque a los hombres”, la Sra. Hite recibió amenazas de muerte por correo y en su contestador automático.

Muchos la descartaron como una feminista enojada, aunque había llegado a su feminismo de una manera indirecta. Como estudiante de posgrado en la Universidad de Columbia, ganó dinero para la matrícula como modelo a tiempo parcial. Una de las marcas para las que posó fue para las máquinas de escribir Olivetti, que la mostraban como una rubia de piernas largas acariciando las teclas. Pero cuando vio el lema del anuncio: “La máquina de escribir es tan inteligente, no tiene por qué serlo”, se horrorizó y pronto se unió a un grupo de mujeres que protestaban en las oficinas de Olivetti contra el anuncio en el que ella estaba.

Eso la llevó a asistir a las reuniones de la sección de Nueva York de la Organización Nacional de Mujeres. En una reunión, según su relato, el tema fue el orgasmo femenino y si todas las mujeres lo tenían. Hubo silencio, hasta que alguien sugirió que la Sra. Hite investigara el asunto. Cuando vio la poca investigación que se había hecho, comenzó lo que se convertiría en “The Hite Report”.

La ola de ira y resentimiento contra ella inspiró a 12 prominentes feministas, incluidas Gloria Steinem y Barbara Ehrenreich, a denunciar los ataques de los medios de comunicación contra ella como una reacción conservadora dirigida no tanto contra una mujer como “contra los derechos de las mujeres en todas partes”.

Y alimentó la decisión de la Sra. Hite de renunciar a su pasaporte estadounidense, abandonar el país y establecerse en Europa, donde sintió que sus ideas eran más aceptadas.

“Renuncié a mi ciudadanía en 1995”, escribió en 2003 en The New Statesman. “Después de una década de ataques sostenidos contra mí y mi trabajo, en particular mis ‘informes’ sobre la sexualidad femenina, ya no me sentía libre para llevar a cabo mi investigación lo mejor que pudiera en el país de mi nacimiento”.

The New York Times la encontró en Alemania en 1996 en el apartamento que compartía con su esposo alemán, Friedrich Horicke, un pianista, en Colonia. “La mirada perseguida que tuvo durante sus últimos años en los Estados Unidos se ha ido hace tiempo”, escribió The Times, “y ha recuperado su sentido del humor, pero solo porque, por fin, la están tomando en serio”.



Fuente