Christina Crosby, 67, muere; Erudita feminista escribió sobre la discapacidad


Christina Crosby, una mujer atlética que acababa de cumplir 50 años, estaba a tres millas en su régimen de andar en bicicleta cerca de su casa en Connecticut cuando sus radios delanteros se engancharon en una rama. La bicicleta se detuvo en seco, arrojando a la Dra. Crosby al pavimento, el impacto le rompió la cara y el cuello. En un instante, quedó paralizada por el resto de su vida.

Eso fue en 2003. Perdió el uso de los músculos de las piernas y gran parte de la parte superior de su cuerpo. Pero con el tiempo, recuperó una función limitada en sus brazos y manos. Y dos años después del accidente, regresó a tiempo parcial a su trabajo como profesora de literatura inglesa y estudios feministas, de género y sexualidad en la Wesleyan University en Middletown, Connecticut.

Finalmente, pudo escribir, dictando con un software de reconocimiento de voz, un libro de memorias, “Un cuerpo, deshecho: Viviendo después de un gran dolor” (2016). Fue un examen poco sentimental de lo que ella llamó el “páramo neurológico surrealista” en el que fue arrojada, y que la obligó a buscar su sentido de sí misma.

En el dolor sin fondo de todo lo que había perdido, la Dra. Crosby había conservado su intelecto y su facilidad con el lenguaje. Y sin embargo, a veces, su dolor estaba más allá del alcance del lenguaje.

“Siento una soledad insaciable”, escribió, “porque nunca podré describir adecuadamente el dolor que sufro, ni nadie podrá acompañarme al reino del dolor”.

A fines del mes pasado, fue hospitalizada en Middletown con una infección en la vejiga y se enteró de que tenía cáncer de páncreas avanzado, dijo su pareja, Janet Jakobsen.

La Dra. Crosby murió unos días después, el 5 de enero. Tenía 67 años.

En su libro, la Dra. Crosby se negó a extraer lecciones claras sobre cómo superar las dificultades o salir más sabia de su lesión catastrófica. Eso lo convirtió en un texto significativo en estudios de discapacidad y activismo.

La narrativa típica de la discapacidad “lleva al sujeto problemático a través de pruebas dolorosas hasta adaptaciones habitables y lecciones aprendidas, y con demasiada frecuencia suena triunfante”, escribió. “No lo crea”.

Christina Crosby nació el 2 de septiembre de 1953 en Huntingdon, en el centro rural de Pensilvania. Su padre, Kenneth Ward Crosby, era profesor de historia en Juniata College, donde su madre, Jane (Miller) Crosby, enseñaba economía doméstica.

Cuando era niña, Christina era atlética. Ella y su hermano mayor, Jefferson, tenían una edad similar y competían físicamente entre sí.

Christina fue a Swarthmore College, donde se especializó en inglés y se graduó en 1974. Escribió una columna llamada “The Feminist Slant” para el periódico estudiantil y ayudó a fundar Swarthmore Gay Liberation. Feminista queer, permaneció comprometida con la justicia social y la liberación sexual durante toda su vida.

Sus estudios de posgrado la llevaron a la Universidad de Brown, en Providence, Rhode Island, donde obtuvo un doctorado en inglés en 1982. Mientras estuvo allí, formó parte de un grupo feminista socialista que se centró en temas como la violencia doméstica. Ella y el caucus establecieron una línea directa para mujeres maltratadas y en 1976 fundó un refugio para mujeres llamado Sojourner House, uno de los primeros de su tipo en el país.

Durante ese tiempo conoció a Elizabeth Weed, entonces directora del Centro de Mujeres Sarah Doyle en Brown, donde el grupo feminista celebró sus reuniones. Fueron socios durante más de 17 años, y continuaron su relación mucho después de que el Dr. Crosby se fuera a Wesleyan en 1982. Los documentos del Dr. Crosby se guardarán en el Pembroke Center en Brown.

La disertación de la Dra. Crosby en Brown se convirtió en su primer libro, “Los fines de la historia: victorianos y ‘la cuestión de la mujer'” (1991), que examinó cómo la literatura victoriana excluía a las mujeres de la vida pública, planteando interrogantes sobre cómo se cuenta la historia.

Aunque fue contratada por el departamento de inglés de Wesleyan, la Dra. Crosby se convirtió en una parte central del programa de estudios de la mujer de la universidad, que ayudó a establecer como una especialización y luego ayudó a rediseñar como estudios feministas, de género y sexualidad.

En un extraño paralelo, el hermano de la Dra. Crosby, Jeff, un abogado con quien ella siempre había sido cercana, desarrolló esclerosis múltiple a los 20 años y se volvió tetrapléjico a los 40 años. Ella escribió en sus memorias que después de su accidente, su fantasía de la infancia de ser el gemelo de su hermano – el Dr. Weed los había llamado una vez “magníficos especímenes físicos” – fue “realizada malévolamente, porque allí estábamos, cada uno con un daño seriamente incapacitante en el sistema nervioso central, cada uno en una silla de ruedas “.

El Sr. Crosby murió en 2010 a los 57 años. Fue su muerte, siete años después de su accidente, lo que llevó a la Dra. Crosby a comenzar sus memorias. Fue seleccionado unánimemente por un comité de estudiantes, profesores y personal wesleyanos para ser el libro que todos los estudiantes entrantes leerían en 2018.

Hacia el final del libro, escribió sobre la lucha entre tener miedo de dejar de llorar por su vida anterior, lo que significaría que habría “llegado a un acuerdo con mi cuerpo profundamente cambiado”, y tener miedo de que ella no dejar de llorar, una señal de que se estaba negando a seguir adelante y tal vez no quisiera vivir.

“Para seguir viviendo, debo olvidar activamente a la persona que fui”, concluyó. “Ya no soy lo que era antes, pero ahora que lo pienso, tú tampoco. Todos los que vivimos no somos lo que éramos, sino que nos estamos convirtiendo, siempre nos estamos convirtiendo “.



Fuente