En un barrio pobre de Manila, el bloqueo de Coronavirus golpea duro


MANILA – Incluso antes de que el coronavirus llegara a Manila, un dicho en el extenso barrio marginal de San Roque de la capital – “nadie muere de fiebre” – cristalizó las numerosas amenazas que enfrentaban sus residentes en su vida cotidiana.

Pequeños delitos alimentados por drogas. La escasez de alimentos. Hacinamiento y saneamiento deficiente. La fiebre, los dolores corporales y la tos eran comunes mucho antes de que apareciera el virus.

El encierro del presidente Rodrigo Duterte en Luzón, la isla más grande de Filipinas y hogar de Manila, se está trasladando a su segundo mes, hundiendo aún más a la gente de San Roque en la pobreza a medida que el virus continúa rabiando. Sin embargo, las restricciones no han impedido que los niños mocosos jueguen a la pelota en el laberinto de callejones de los barrios marginales, ya que los padres gritan admoniciones a medias para mantenerse alejados unos de otros.

Hogar de aproximadamente 6,000 familias, conservadoramente, alrededor de 35,000 personas, San Roque, en el suburbio norteño de Quezon, en Manila, ha sido durante años el hogar de algunas de las personas más pobres al margen de la sociedad filipina.

Muchos de los hombres son jornaleros que trabajan en obras de construcción en la metrópolis en constante expansión. Otros son migrantes provinciales cuyos viajes los llevaron a las chabolas miserables del barrio bajo, hechas de cartón deteriorado y techos de chapa de hierro oxidado.

“Ahora es una pesadilla para personas como nosotros”, dijo Susana Baldoza, una abuela de cuatro que ha vivido casi la mitad de sus 59 años en San Roque, subsistiendo en trabajos ocasionales. “Ahora que hay un bloqueo, no podemos salir a buscar trabajo, para sobrevivir”.

Su vecino, el analista Mikunog, estaba esperando que le sirvieran la comida. El socio de la Sra. Mikunog no tiene un trabajo permanente, aunque a veces tiene la suerte de encontrar trabajo en obras de construcción. Acababa de ser contratado como jornalero cuando el señor Duterte impuso el encierro.

Ahora, el futuro de la familia es sombrío. Con cuatro niños pequeños que alimentar, la Sra. Mikunog, de 28 años, de aspecto demacrado, dijo que estaba en su ingenio tratando de descubrir cómo sobrevivirían.

“A veces hablamos y nos preguntamos cuánto durará este bloqueo”, dijo. “¿Moriremos hambrientos?”

Los sacerdotes con cuellos de oficina y jeans resistentes preparaban almuerzos, pero su camaradería desmentía la gravedad de la situación. Mientras se preparaban las comidas, los policías antidisturbios se mudaron para interrumpir el programa de alimentación. Acusaron a las organizaciones de izquierda de usarlo para reclutar personas para hacer campaña contra el gobierno.

Los oficiales, algunos con uniforme negro y otros con uniforme de combate, llevaban bastones y largas armas de fuego. Confiscaron letreros que decían: “Ayuda, no cárcel”. Después de tensas negociaciones, un comandante, que se negó a identificarse, finalmente cedió. Pero advirtió al grupo que se separara después de que se distribuyera la comida y que practicara el distanciamiento social.

“Solo estamos sirviendo a la gente”, dijo el rey García, un sacerdote de 39 años.

“El gobierno los dejó al margen en un momento en que más necesitaban ayuda”, dijo. “Si el virus no los mata, el hambre lo hará”.



Fuente