DORMIR NO ES SINONIMO DE DESCANSO

Los tres elementos de la buena  calidad del sueño se establecen por:

Duración: que debe ser suficiente para que el individuo esté descansado y alerta al día siguiente.

Continuidad: Los períodos de sueño deben ser idealmente sin fragmentación.

Profundidad: El sueño debe ser lo suficientemente profundo como para ser restaurador.