Actualizaciones mundiales de Coronavirus – The New York Times


El mundo está lidiando con las consecuencias no deseadas de combatir el virus.

El coronavirus está causando estragos en la salud de las personas en todo el mundo de una manera que a primera vista tiene poco que ver con los devastadores efectos primarios del virus.

Las Naciones Unidas advierten sobre nuevos riesgos para los niños y una posterior plaga de enfermedades mentales. Y los gobiernos nacionales están notando las consecuencias involuntarias de los bloqueos y otras restricciones, incluido un aumento de la violencia doméstica. En México, la decisión de prohibir las ventas de alcohol resultó en decenas de muertes después de que las personas bebieron alcohol casero contaminado.

Millones de niños corren el riesgo de morir, advirtieron las Naciones Unidas el miércoles, no de Covid-19, sino de causas prevenibles. Al no poder acceder a la atención en los hospitales que luchan por combatir el virus, más de 1 millón de niños de 5 años o menos morirán innecesariamente cada seis meses, dijo Unicef ​​en un informe.

La Organización Mundial de la Salud, el organismo de salud global que ha estado coordinando los esfuerzos mundiales para combatir la enfermedad, advirtió el jueves de una inminente crisis de enfermedad mental, el resultado del “aislamiento, el miedo, la incertidumbre, la crisis económica”. por la pandemia.

Unicef ​​dijo el miércoles que 1,2 millones de niños en más de 100 países corren el riesgo de morir por causas prevenibles cada seis meses debido a los servicios de salud que están sobrecargados o restringidos por la pandemia de coronavirus.

La cifra se suma a los 2.5 millones de niños de 5 años o menos que ya mueren cada seis meses en 118 países de bajos y medianos ingresos.

Dicho de otra manera, los aproximadamente 13,800 niños pequeños que mueren cada día se unirán a más de 6,000 cuyas vidas podrían haberse salvado.

Unicef ​​dijo que había basado la estimación en un estudio publicado en el Revista Lancet Global Health por investigadores de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg.



Fuente