El daño de OxyContin continúa siendo revelado


Los documentos mostraron que la compañía evitó en gran medida comercializar OxyContin en estados con “programas de prescripción por triplicado”. Prescriptores de opioides de la Lista II como OxyContin en esos estados se les exigió que produjeran tres copias de cada receta: una para que la retengan, otra para la farmacia y otra para enviarla a una agencia estatal. Además del papeleo adicional y el mantenimiento de registros, los informes obligatorios en programas por triplicado plantearon preocupaciones entre los prescriptores sobre el escrutinio de la aplicación de la ley.

En consonancia con otras investigaciones, los propios grupos focales de prescriptores de Purdue revelaron que estos programas tuvieron un efecto escalofriante en la prescripción de opioides. Un estudio de un hospital de Texas descubrió que su programa estatal por triplicado redujo la prescripción de medicamentos a los que apuntó en un 60 por ciento a principios de la década de 1980. Otro estudio del programa de Nueva York encontró una disminución comparable a fines de la década de 1980.

El N.B.E.R. El estudio comparó los cambios a lo largo del tiempo en la prescripción de OxyContin y las muertes por sobredosis relacionadas en los estados con programas por triplicado (California, Idaho, Illinois, Nueva York y Texas) con los de otros estados, controlando las diferencias demográficas y otras diferencias entre los estados. Descubrió que solo en 2000, el uso de OxyContin por persona era un 250 por ciento más alto en los estados con menos regulación, como lo refleja la ausencia de programas por triplicado. El uso indebido de OxyContin también fue mucho mayor en aquellos estados más levemente regulados, con consecuencias mortales.

Durante 1996-2017, las muertes por sobredosis de opioides habrían sido 44 por ciento más bajas en los estados si hubieran utilizado programas por triplicado, estimó el estudio. Y el 65 por ciento del crecimiento en las tasas de mortalidad por sobredosis entre 1996 y 2017 podría atribuirse a la introducción y comercialización de OxyContin.

En 2010, Purdue suspendió la formulación original de OxyContin y lanzó una que redujo el abuso de la droga, lo que potencialmente desaceleró el crecimiento de la adicción a los opioides. Cuando se tritura, la nueva formulación no se convertirá en un polvo, por lo que no puede inhalarse o inyectarse tan fácilmente. Sin embargo, esto no evitó todos los daños. Como muestran los estudios, muchos usuarios indebidos de OxyContin recurrieron a la heroína, lo que trajo un nuevo conjunto de riesgos.

La tasa de sobredosis de heroína se triplicó en varios años después del inicio de la nueva versión de OxyContin. La medida en que la nueva formulación de la droga causó daños inadvertidamente a la heroína dependió en parte de la frecuencia con la que se abusaba de OxyContin original, que variaba sustancialmente entre los estados.

Varios estudios aprovecharon esta variación de estado para evaluar el impacto de la nueva formulación. Un análisis realizado por tres economistas en el American Economic Journal: Economic Policy encontró que los estados con las tasas más altas de uso indebido original de OxyContin tuvieron los mayores aumentos en las muertes por heroína después de la reformulación. Descubrieron que hasta el 80 por ciento del triple aumento de la mortalidad por heroína entre 2010 y 2013 podría atribuirse a la introducción de OxyContin, que es disuasivo del abuso. Sobre todo, el estudio y otros han encontrado que la nueva versión del medicamento no redujo la mortalidad total, sino que cambió la causa de un medicamento a otro.



Fuente