Un pulso de alegría en medio de la tragedia



Bajo la orden de quedarse en casa de Carolina del Norte, nuestra familia está descubriendo la generosidad de la montaña en la que vivimos.



Fuente