Mantener seguras a las personas mayores durante la crisis del coronavirus


Hoy en los Estados Unidos, hay aproximadamente cuatro millones de adultos mayores que no se encuentran en centros de enfermería pero que necesitan ayuda con el cuidado personal (bañarse, vestirse o comer) y otros 3.5 millones de adultos mayores que necesitan asistencia en áreas como las finanzas y la cocina. vivir independientemente Estos adultos mayores dependen de los cuidadores, ya sea asistentes de salud en el hogar remunerados o miembros de la familia no remunerados, para su existencia cotidiana. Tanto los cuidadores familiares como los que cuidan necesitan adaptarse rápidamente para mantenerse seguros durante la epidemia de coronavirus.

La mejor estrategia para los adultos mayores con necesidades de cuidado es refugiarse en el lugar, el mismo enfoque que se está utilizando para toda la población en algunas de las comunidades más afectadas del país. Deben mantenerse alejados de los sitios donde las personas se congregan, incluidas, siempre que sea posible, las instituciones de atención médica.

Las personas mayores pueden desarrollar síntomas agudos que no tienen nada que ver con Covid-19 y se beneficiarán de la intervención del cuidador para evitar tener que visitar a los proveedores de atención médica para manejar esos problemas.

Se recomienda a los cuidadores familiares que redoblen sus esfuerzos de “distanciamiento social”, tanto por su propia seguridad como para ayudar a proteger a los que cuidan. Sin duda, muchas personas ya han tomado tales medidas. Pero a medida que se extiende el alcance del virus, para aquellos que aún no utilizan la tecnología para interactuar con farmacias, bancos, supermercados y proveedores de atención médica, este es el momento de comenzar.

Un primer paso debe ser organizar la entrega por correo de medicamentos para el adulto mayor, preferiblemente un suministro de tres meses de todos los medicamentos crónicos. La mayoría de los planes de medicamentos de la Parte D de Medicare ofrecen esta opción. También significa organizar la entrega a domicilio de comestibles y suministros de farmacia sin receta, asegurándose de incluir la ropa interior desechable o los suplementos nutricionales necesarios.

En muchas áreas, los espacios de entrega de comestibles son muy difíciles de conseguir en este momento, por lo que es posible que tenga que planificar con anticipación y probar las opciones de varias tiendas. Configurar el pago automático de facturas de los cargos de la tarjeta de crédito, así como los servicios de gas, electricidad y teléfono, puede aligerar la carga de los cuidadores si manejan las finanzas del adulto mayor.

Para minimizar la necesidad de visitas al consultorio del médico o a la sala de emergencias del hospital, los médicos deben considerar la utilización de tecnología médica simple, como un manguito de presión arterial en el hogar, un oxímetro de pulso (para medir la cantidad de oxígeno en la sangre), un termómetro digital y una báscula digital para pisar.

Al aprender a usar estos dispositivos, los cuidadores podrán recopilar datos valiosos que pueden proporcionar a los médicos de atención primaria, enfermeros practicantes o asistentes médicos que, a su vez, estarán mejor equipados para ofrecer asesoramiento médico o prescribir tratamiento por teléfono o Internet. Esta información puede mejorar las visitas de telemedicina, cuando estén disponibles, y sustituirlas entre los muchos estadounidenses mayores que no tienen acceso a la tecnología de video.

Como ejemplo, si un adulto mayor experimenta mareos y tiene una lectura de presión arterial baja, el médico podría proponer como primer paso aumentar la ingesta de líquidos o eliminar una píldora diurética. Si el individuo informa dificultad para respirar y demuestra que ha aumentado de peso y tiene los tobillos hinchados, junto con antecedentes de insuficiencia cardíaca, el médico puede recomendar aumentar la dosis de diurético, todo sin que el paciente y el cuidador tengan que arriesgarse a exponerse al virus por aventurarse a una cita médica en persona.



Fuente