“Dios nos protegerá”: el coronavirus se propaga a través de un Pakistán que ya lucha


Si el virus se propaga mucho más, todo el sistema de atención médica de Pakistán puede derrumbarse. En Karachi, una ciudad portuaria de unos 20 millones, solo hay 600 camas en salas de cuidados intensivos. Hay 1,700 ventiladores en todo el país, y la semana pasada, solo había 15,000 máscaras N95 para médicos y enfermeras, dijeron las autoridades.

“Ni siquiera tenemos vacunas contra la rabia. ¿Cómo podemos tratar con miles de personas que vendrán aquí para recibir tratamiento contra el coronavirus? dijo un médico en un hospital estatal, que también se quejó de que no se les había entregado equipo de protección. Como empleado del gobierno, el médico no pudo hablar con los medios de comunicación y solicitó el anonimato para expresar sus preocupaciones.

En febrero, quedó claro que Pakistán enfrentaba un brote importante de coronavirus, ya que la enfermedad surgió en Irán, que rápidamente se convirtió en un epicentro. Miles de pakistaníes visitan Irán todos los meses por trabajo o peregrinación religiosa, y los países comparten una larga frontera.

Las autoridades cerraron la frontera, pero cientos de pakistaníes lograron regresar de todos modos, ya sea desviando a través de Afganistán para cruzar la frontera allí, o sobornando a los guardias para que regresen, dijeron testigos y funcionarios.

Para evitar que miles más crucen ilegalmente, los funcionarios decidieron ponerlos en cuarentena en Taftan, una ciudad fronteriza. Pero las condiciones eran tan malas, estrechas y sucias, con la propagación rápida del virus, que las personas retenidas allí se amotinaron y quemaron parte del campamento.

“No teníamos comida adecuada, ni detección de coronavirus en nadie”, dijo Syed Haider Ali, un estudiante que había sido puesto en cuarentena en Taftan.

“No fue un ataque al campamento, sino un intento de rescatarnos del tratamiento similar al que estábamos recibiendo”, dijo. “Pedimos al gobierno que nos tratara como humanos, pero cayó en oídos sordos”.



Fuente